8 mar. 2016

Pasarelas del Cañón del Río Mao, en Parada de Sil. Ribeira Sacra, Ourense.


Hoy visitamos Parada de Sil, en el corazón de la Ribeira Sacra, en la provincia de Ourense. Otoño. Hacemos una ruta circular de unos 3 kilómetros desde la Fábrica de la Luz, siguiendo el cauce del Río Mao hasta su desembocadura en el Sil, caminaremos por las pasarelas de madera, colocadas para salvar el desnivel del escarpado Cañón del Mao. Veremos la quietud del Sil y volveremos por un espectacular paisaje de castaños. Nada más… y nada menos.




Nuestra pequeña ruta de hoy coincide en una pequeña parte con el sendero homologado PR-G 177, al que nos referimos más adelante. Hay varios puntos de interés en este sendero, entre los que destacamos la Necrópolis de San Vitor, a la que dedicaremos un capítulo aparte.

Coordenadas de situación de Parada de Sil en Galicia. Amplíe el mapa y llegará al inicio de nuestro paseo de hoy, la Fábrica de la Luz: 42.374197, -7.497357

Al final de esta entrada, el mapa con las coordenadas de los puntos desde donde se tomaron todas las fotografías.

En este enlace pueden verse nuestras visitas al municipio de Parada de Sil: Click Aquí.


El inicio de nuestra ruta está justo en el punto en el que esta pista asfaltada que baja hacia la Fábrica de la Luz se desvía de la carretera OU-0605. En la parte inferior izquierda de la imagen se ve el distintivo blanco y amarillo que señaliza el sendero PR-G 177.







La Fábrica de la Luz, a la izquierda. Aquí se inicia el sendero PR-G 177. Reproducimos a continuación el siguiente texto contenido en un panel informativo situado más adelante, ya bien avanzada la ruta:

La “Fábrica da Luz” es una antigua central eléctrica que cae en desuso a inicios de los años sesenta debido a la creación de nuevas infraestructuras de generación de energía eléctrica. No es hasta el siglo XXI cuando se le da un nuevo destino, reformando tanto su exterior como su interior para convertirla en un moderno Museo-Albergue. Situado en un enclave natural de impresionantes dimensiones y posibilidades permite al visitante disfrutar de un momento de diversión y tranquilidad.





Son las 11 de la mañana, los rayos del sol aún no ha llegado a la Fábrica de la Luz. Estas moles rocosas características de la Ribeira Sacra tienen la culpa.







Inicio de la pasarela de madera. El panel de la izquierda se refiere al PR-G 177




Trayecto circular con una longitud de 16,5 kilómetros con sus puntos de partida y llegada en el Albergue de la Fábrica de la Luz. Según el folleto informativo editado por el Concello de Parada de Sil:

Esta ruta circular se puede realizar partiendo de la Fábrica de la Luz (16,5 kilómetros, ruta completa) o de San Lourenzo de Barxacova, recorriendo sólo una parte de la ruta (11,5 kilómetros) evitando así las pendientes más pronunciadas.

Partiendo de la Fábrica de la Luz recorreremos el Cañón del Mao, por un tramo de pasarelas de madera, hasta llegar a la desembocadura del Mao en el Sil y a la aldea de Barxacova. Aquí comenzaremos el ascenso a San Lourenzo de Barxacova, continuaremos hacia A Miranda y Forcas, con su iglesia de San Mamede, aldeas de montaña situadas en lo alto de la ruta.

Desde Forcas regresaremos al Río Mao, donde podremos visitar el puente medieval de Conceliñas. Seguiremos durante un tramo la canle nova para llegar a la canle vella que nos llevará en dirección a la Necrópolis de San Vítor. A partir de aquí sólo nos queda volver a San Lourenzo de Barxacova para descender por una fuerte pendiente hasta la Fábrica de la Luz.


Hay aquí otro panel. El Río Mao, el que fue humanizado





Empezamos pues a caminar por la pasarela, miramos un momento hacia la Fábrica de la Luz, que ya queda atrás. A partir de aquí nos dedicamos a escuchar nuestros pasos sobre la madera y el sonido del río. Ah, y también haremos algunas fotos…





El Río Mao se deja ver, no sin cierta dificultad entre la frondosa vegetación.





Otra vista hacia atrás.





Parece que el sol ya cubre esta parte.





Escaleras.







Justo antes de empezar a bajar las escaleras, mirando atrás.







Las escaleras quedan atrás.






Cada pocos pasos nos detenemos a contemplar lo ya recorrido.









Otra vez vemos el río, ahora ya desde un plano más alto.







El sol ya nos da de lleno en la espalda.





Esta parte nos conduce al mirador.







Por ahí hemos venido.





Al fondo divisamos el mirador.





A mitad de esta “recta”, antes de llegar al mirador, hay un panel informativo que dice:

Río que suena, agua lleva.

El Río Mao aporta al Sil agua desde la Sierra de San Mamede. Han sido este gran caudal y el desnivel que salva los que han erosionado este cañón. La fuerza del agua, que desgaja bloques de la dura roca granítica y moldea con sus turbulencias suaves formas en el fondo, aún se nos impone: en 2001, en un invierno de fuertes lluvias, la riada destruyó el puente cortando la comunicación por carretera.

¿Dónde está el agua? Retenida en los embalses de Leboreiro, Praducelos, y en su afluente en el Embalse da Edrada, desciende entubada hasta la nueva central hidroeléctrica. El testimonio de su energía todavía nos impresiona.





Estamos situados junto al panel, ahí abajo el Río Mao.





Mirador. Nos pasa a veces, uno tiene la sensación de estar en un lugar único.













Atrás queda esta parte de la pasarela. A la derecha el panel informativo al que acabamos de referirnos.





Dejamos el mirador y continuamos.





El sol calienta la madera húmeda y se forma esa “niebla”.





Dejamos atrás este otro tramo de escaleras.





La ruta está perfectamente señalizada.







En la ladera de enfrente se ven los cultivos de vid, han sido calificados con mucho acierto como viticultura heroica, al estar situados los viñedos en las paredes casi verticales a lo largo de gran parte de la Ribeira Sacra. Hay una Denominación de Origen del mismo nombre y la uva tinta mencía es la más destacada, también la variedad blanca godello.





La pasarela desciende.





Estas escaleras nos llevarán a un puente sobre el Río Mao, aquí termina la pasarela.





El río desde estas últimas escaleras.





Aquí torcemos a la izquierda, no seguimos el puente.





Continuamos caminando, ahora por un sendero paralelo al río y 50 metros más abajo nos topamos con este panel informativo.




El panel, en gallego, español e inglés, está dedicado a exponer varios puntos de interés del municipio de Parada de Sil, que iremos viendo aquí, sin duda. Son estos:

Monasterio de Santa Cristina.

Balcones de Madrid o de Os Mouros. (Click Aquí para ver nuestra visita).

Entrambosríos. Los molinos de agua y todavía uno de los mejores castañares productivos.

Mirador de Triguás. El espacio inmenso de la ribeira y sus paisajes, el silencio del aire y la soledad. La visión completa de la Ribeira Sacra. (Click Aquí para ver nuestra visita).

Capilla y Necrópolis de San Vítor. En el cañón de este río, el Mao, la historia medieval emerge en una excavación arqueológica. El paisaje situado en el pasado hace preguntas.

Puente medieval de Las Conceliñas. Habla de la importancia de esta ruta medieval. Un puente que resistió la avenida que en 2001 destruyó el puente sobre la carretera.

Calzada romana de Pradomao. Si subes a Pradomao verás un paisaje de montaña; ahí está el pasado, el testimonio de la antigua ocupación de estas tierras.





Aquí el Mao se une al Sil.







En esta parte las aguas del Sil están completamente quietas.





En este cruce nos vamos a separar del sendero PR-G 177, que continúa paralelo al Sil, a la derecha de la imagen. Nosotros vamos a tomar la pista de cemento de la izquierda, para regresar a nuestro punto de partida. No vamos a continuar el sendero homologado. Hoy no.





A San Lourenzo llegaríamos si continuamos el sendero junto al Sil.





Esta parte del panel nos resulta útil para describir la situación. Desde el círculo rojo, en lugar de seguir a la izquierda hacia Barxacova, nosotros tomaremos el camino pintado en gris que serpentea hasta el amarillo, que nos llevará de vuelta a la Fábrica de la Luz, a la que por cierto se refiere el texto de la parte izquierda del panel.





Antes de emprender el regreso avanzamos unos pasos por el sendero. Queremos acercarnos a ver la belleza y quietud de las aguas del Sil.





Desde el sendero nos dirigimos al borde de la orilla.







Mirando a nuestra izquierda vemos estas construcciones en ruinas.











Es hora de volver.





Volvemos al cruce y emprendemos el camino por esta empinada pista de cemento que nos llevará entre castaños a lo largo de unos 900 metros hasta la carretera OU-0605.





La subida zigzaguea con un fuerte desnivel.







En pocos metros se alcanza bastante altura. Es necesario recuperar el aliento un instante, nos recreamos con las vistas.





Viticultura heroica.





Estamos llegando ya al cruce con la carretera.









Ya estamos en la carretera OU-0605. Recorremos los 700 metros que nos separan del lugar en que iniciamos la ruta.





Y más viticultura heroica. Vemos los bancales o terrazas en donde se cultiva la vid para salvar la pendiente del terreno.





Hemos disfrutado de una soleada mañana de noviembre en un marco incomparable. Nuestra visita toca a su fin.


2 comentarios:

  1. me quede sin palabras ante tanta hermosura,lo visitare muy pronto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, es un sitio que merece una visita. Saludos y gracias por tu comentario.

      Eliminar