6 oct. 2016

Iglesia Románica de Santiago de Ois, en Coirós. Provincia de A Coruña.


Hoy visitamos la parroquia de Santiago de Ois, en el municipio coruñés de Coirós, cerca de la capital de la provincia. Existen en Coirós varias muestras del románico rural de Galicia, ya tardío en el caso de Santiago de Ois, de la primera mitad del siglo XIII.


Coordenadas de situación de Coirós en Galicia. Amplíe el mapa y llegará a la Iglesia Románica de Santiago de Ois43.247421, -8.122860


Nota: Los textos que figuran en cursiva han sido extraídos de la Tesis Doctoral de Dª María del Pilar Carrillo Lista titulada: Arte Románico en el Golfo Ártabro y el Oriente Coruñés. Capítulo 12: Iglesias de tradición románica, pags. 766 a 770. Universidade de Santiago de Compostela. Facultade de Xeografía e Historia. Departamento de Historia da Arte. Santiago de Compostela, 2005.

Al llegar al entorno de la iglesia nos fijamos en este cruceiro.


La autora se refiere al citado capítulo 12 de su trabajo: Se han incluido un número reducido de iglesias en las que, pese a lo avanzado de su cronología, se encuentran elementos decorativos y estructurales que hunden sus raíces en el románico, debido a la pervivencia de este estilo en la Galicia rural más allá de 1200.

Las iglesias de tradición románica siguieron manteniendo muchos elementos arquitectónicos y ornamentales, pero el tratamiento que reciben y la incorporación de otros góticos, producen un estilo de transición caracterizado por el progresivo deterioro de los modelos románicos, reinterpretados de manera tosca y simplista.


En estos templos se encuentran elementos decorados, como capiteles y basas que repiten motivos que se habían popularizado en las décadas anteriores, pero que a fuerza de repetirlos fueron perdiendo frescura.

El resultado es un estilo tosco, de escasa calidad e imaginación, que se va empobreciendo hasta sucumbir ante el avance de una nueva estética, el gótico, más acorde con unos tiempos en los que el desarrollo de las ciudades y las grandes obras que en ellas se realizan, desempeñan un papel importante en la desintegración del románico rural en el segundo cuarto del siglo XIII.


A continuación unas breves pinceladas sobre la historia de la iglesia:

Santiago de Ois es una parroquia del municipio de Coirós. La antigüedad de este asentamiento quedó probada con la aparición de varios sarcófagos altomedievales en el atrio de la iglesia.

Poco se conoce de su historia en época medieval, aunque la presencia del castillo de La Mota de Ois, que perteneció a los Andrade, es un exponente del interés que debió de tener este término durante la Edad Media. En 1471, esta fortaleza pasó por herencia a Pedro Fernández de Andrade, que la recibió con los setenta vasallos que conllevaba.

Apenas se conocen documentos medievales referentes a esta iglesia, pero sí una real cédula de los Reyes Católicos, fechada en 1487, por la que ordenan al presidente y oidores de la Audiencia de Galicia que les envíen el proceso original del pleito entablado entre la ciudad de Betanzos y Pedro Fernández de Andrade respecto a los "cotos de Oyes y Oys", para que se vea en la Corte.


En la fachada occidental se abre una puerta con un tímpano semicircular liso, de grandes proporciones, que descansa en mochetas de nacela. Que esté descentrado respecto a la puerta, junto con que el aparejo de este muro es desigual y tiene múltiples engatillados son prueba de haber sido reconstruido. En el centro, una hornacina alberga una imagen pétrea actual del Apóstol Santiago, patrón de esta parroquia.

Rematando los extremos del imafronte se colocaron dos pináculos barrocos, estilo al que también pertenece la espadaña de dos vanos construida en el piñón del muro.







Los muros laterales de la nave están muy movidos y reconstruidos con mampostería. Sólo aparecen sillares formando las ventanas, que por fuera son saeteras.

Los canecillos son de proa y de nacela simple o doble dispuestos a distancias desiguales, lo que constituye una prueba más de que han sido recolocados. Sobre las cobijas se ve una hilada de piedra que se añadió en una reparación de la cubierta.



En el lado sur aparece una puerta tapiada; es muy sencilla, y está rematada por un tímpano semicircular.




En el exterior del testero del ábside se abre una sencilla saetera, y sobre el piñón se conserva una cruz antefija románica, colocada encima de un sillar rectangular sin decoración.




Al lado sur (del ábside) cuatro canecillos sostienen las cobijas del alero: tres son de proa y el último se decora con una pequeña cabeza antropomorfa muy deteriorada.



En el testero de la nave aparece otra saetera y en el piñón una antefija que descansa en el lomo de un carnero. Se trata de una pieza cuadrada con varios orificios circulares de distintos tamaños, dispuestos de forma geométrica. La opinión más difundida es que se trata de un fragmento de una ventana altomedieval, lo más probable es que sea de una celosía procedente de una iglesia de estilo asturiano.









La sacristía, añadida al muro norte con posterioridad a la construcción del edificio original.



Muro norte de la nave, como menciona la autora ha sido reconstruido con mampostería.



Ventana del muro norte, que por fuera es saetera. Destaca la autora que sólo aparecen sillares formando las ventanas, como puede verse.





Pasamos al interior.
La iglesia tiene una nave cubierta con techumbre de madera a dos aguas.




Ventana del muro norte. La nave está iluminada por medio de ventanas rematadas en arcos de medio punto y abocinadas, que se abren sobre el arco triunfal, en los muros laterales y encima de la puerta principal.



Al entrar, a la derecha vemos las escaleras de subida al coro...



y a nuestra izquierda la pila bautismal.



Muro sur.



Muro norte.



En el muro sur, el hueco con la imagen del Apóstol Santiago, que ocupa el lugar de la puerta tapiada que hemos visto desde el exterior.






En el muro norte.



El ábside, de planta rectangular, con una bóveda de barrotillo moderna. A él se adosó una sacristía en el lado norte, a la que se accede por una puerta adintelada.

En el testero del ábside se abre una ventana con arco de medio punto.

El arco triunfal es de medio punto, doblado y de sección prismática. La rosca mayor se apea en los muros a través de una imposta y la menor sobre un par de semicolumnas adosadas.




Las semicolumnas adosadas se elevan sobre basas con los toros inferiores muy grandes y las escocias están decoradas con pequeñas molduras dispuestas en vertical a intervalos, formando casetones. Las garras están muy deterioradas, y los plintos quedan bajo el nivel del suelo, asomando apenas el del lado izquierdo.



Los capiteles muestran diferencias tanto formales como decorativas. El de la derecha presenta una decoración vegetal muy estilizada, semejante a una palmeta en el centro, y en los vértices unas hojas de talla muy plana de cuyos extremos penden pomas.



El capitel septentrional se adorna con hojas y tallos sin volumen ni modelado; en los vértices apenas sobresalen unas hojas que rematan en pomas.





Sosteniendo la mesa de piedra del altar, se sitúan tres fustes de columnas monolíticos de unos 80 centímetros de altura que se encontraron cuando se renovó el suelo de la iglesia.



Antes de finalizar leemos atentamente las conclusiones de la autora respecto a la datación de la iglesia:

La iglesia de Santiago de Ois es un exponente del progresivo cambio decorativo que se experimentó en las iglesias rurales de Galicia una vez rebasado el paso del siglo XII al XIII. La pervivencia del románico en este templo se manifiesta en la repetición de unos modelos de capiteles y basas que se encuentran en edificios de fines de la duodécima centuria. Santiago de Ois se encuentra, pues, entre el grupo de iglesias que, pese a que son tardías, tienen mucho de románico, y por su estilo podría fecharse entre 1220-1230.



Ha llegado la hora de poner fin a la visita a la Iglesia Románica de Santiago de Ois, en Coirós, provincia de A Coruña.

Fin.


1 comentario:

  1. Hermosa nuestra Iglesia, no hay palabras para describir lo que el corazón siente al verla...

    ResponderEliminar