4 jul. 2018

Exposición In Tempore Sueborum. Ourense. Parte II: Iglesia de Santa María Nai. Capítulo 1.


En Ourense se celebró la exposición: In Tempore Sueborum. El tiempo de los Suevos en la Gallaecia (411-585). El primer reino medieval de occidente. Tuvo lugar entre el 15 de diciembre de 2017 y el 6 de mayo de 2018, desarrollándose en tres espacios distintos: El Centro Cultural Marcos Valcárcel, la iglesia de Santa María Nai y el Museo Municipal.


La Parte II, aquí, en Santa María Nai, lleva por título: Cristianización y territorio en la Gallaecia de época sueva. Veremos las etapas de este proceso de cristianización: una primera de implantación, entre los siglos IV y la primera mitad del VI, y otra de desarrollo, a partir de la segunda mitad del siglo VI, en la que se constituye en religión oficial. Es en este momento cuando surge la figura de S. Martín de Dumio, conocido como el “Apóstol de los Suevos”, figura trascendental cuyo efecto se ve reflejado en la creación del denominado “Parroquial Suevo”.


Fachada principal de la iglesia de Santa María Nai:
Posiblemente se trate del templo más antiguo de la ciudad, y que date probablemente del siglo VI. Fue reconstruido por el obispo Ederonio en 1084. Fue lugar de enterramiento de los obispos de Ourense hasta que se construyó la actual catedral. El edificio que hoy contemplamos es del siglo XVIII. Fue construido en 1722 por orden del obispo Juan Muñoz de la Cueva una vez derribado el primitivo templo.



Click Aquí para ver todos los capítulos de esta Parte II.
Click Aquí para ver la Parte I, que se desarrolló en el Marcos Valcárcel.
Click Aquí para ver la Parte III, que se desarrolló en el Museo Municipal.



La exposición, que ha sido visitada por 44.299. personas y cuyo comisario ha sido el prof. Jorge López Quiroga, se ha desarrollado, como se ha mencionado, en tres espacios distintos: el Centro Cultural Marcos Valcárcel, la iglesia de Santa María Nai y el Museo Municipal de Ourense. En el segundo de ellos vamos a centrar nuestra atención en los próximos capítulos.




Nota: Hemos tomado unos breves apuntes acerca de los tres lugares que acogen la exposición de: http://www.intemporesueborum.es/es/. Se trata de la web oficial de este magno acontecimiento que ha sido la exposición. Allí podrá Ud. encontrar abundantísima información, y sobre todo el catálogo, que detalla las características de cada pieza expuesta, en un trabajo extraordinario, fabuloso, oceánico, etc. Chapeau!!!


Recogemos unas notas, en cursiva, sobre el edificio (todos los textos que no son propios, como este que sigue, las notas procedentes del folleto informativo, así como las transcripciones de los textos de los paneles de la exposición, descripciones de las piezas y obras expuestas, irán en cursiva):


Posiblemente se trate del templo más antiguo de la ciudad, y que date probablemente del siglo VI. Fue reconstruido por el obispo Ederonio en 1084, tal como reza la inscripción sobre la puerta lateral, por la que en tiempos se accedía al claustro y cementerio de esta iglesia.



Santa María Nai fue lugar de enterramiento de los obispos de Ourense hasta que se construyó la actual catedral. La documentación desvela el nombre de algunos obispos inhumados en Santa María Nai, bien en la capilla dedicada a San Ildefonso o en la de Santiago. El edificio que hoy contemplamos es del siglo XVIII. Fue construido en 1722 por orden del obispo Juan Muñoz de la Cueva una vez derribado el primitivo templo, acción que tuvo lugar en 1717 bajo el pontificado de monseñor Siuri.



Sobre el pavimento de la mencionada iglesia se va a pasar un georadar que permitirá comprobar si procede llevar a cabo la excavación arqueológica de tan interesante solar. Como es sabido, desde siempre se viene diciendo, por parte de algunos ciudadanos, que bajo esta iglesia barroca pudiera encontrarse la primitiva iglesia del siglo VI dedicada a San Martín de Tours.


El debate entre los autores que han estudiado la obra sigue abierto acerca de si en el solar de dicho templo estaba la primitiva catedral de la diócesis.


Eduardo Carrero Santamaría piensa que en Ourense la pérdida de la catedral previa o el hecho de que pudiese encontrarse en obras llevó “a la adaptación de un templo cercano o al uso de la capilla episcopal, en este caso Santa María la Madre, como catedral eventual”.


Benito Fernández Alonso y Del Castillo sostuvieron que Santa María Nai no existió antes del siglo XI, que es cuando la edificó Ederonio “para hacer las funciones de catedral, ante el lamentable estado en que debía hallarse la original iglesia prerrománica de San Martiño”.


Esa iglesia pequeña acogió el culto catedralicio hasta, dice Carrero, cerca del año 1132, cuando se empezaría a levantar la actual basílica, consagrado su altar en 1188. Le parece evidente que dicho templo edificado por Ederonio era una fundación ex novo.



Según Del Castillo, los famosos capiteles (de la fachada principal, que se colocaron allí, junto con unas columnas de aspecto marmóreo) procederían de la original y primitiva catedral de San Martiño. Carrero Santamaría señala que de acuerdo con el sustrato tardorromano sobre el que se levantan tanto la iglesia de Santa María como el resto del palacio episcopal ourensano, “los capiteles pudieron reaprovecharse de otro edificio de la zona”.




Destaca la gran escalinata de acceso desde la Plaza Mayor de Ourense y la fachada, de estilo barroco, que tiene tres cuerpos y tres calles, enmarcadas por pilastras. En el cuerpo superior hay motivos heráldicos, un frontón y los dos torreones. En el cuerpo central y superior se situaron las columnas y capiteles referidos.










Ahora vamos a leer con atención el folleto informativo que se facilitaba a los visitantes. Se trata de un pequeño resumen de todo lo que vamos a ver en el interior, la Parte II de la exposición.


II Iglesia de Santa María Nai.
Cristianización y territorio en la Gallaecia de época sueva.


En el occidente europeo post-romano, el Cristianismo no era una novedad. Con el Edicto de Milán (313), promulgado por Constantino I, el Cristianismo se había convertido en la religión oficial del Imperio. Cuando suevos, vándalos y alanos se asientan en la Gallaecia, a comienzos del siglo V, el Cristianismo, aún estando presente, se hallaba todavía en una fase inicial de implantación.


Plaza de la Magdalena.


Podemos dividir el proceso de Cristianización en la Gallaecia en dos etapas: los orígenes y primer desarrollo, entre los siglos IV y primera mitad del VI; y la oficialización y expansión, desde mediados del siglo VI.


La primera constituyó una fase de convivencia entre las prácticas paganas y cristianas, definida por singulares fenómenos de interacción y sincretismo cultural, marcada por el protagonismo de la élite galaico-romana e hispano-romana, que fueron determinantes para el establecimiento de una estructura administrativa eclesiástica en el territorio.



A partir de mediados del siglo VI, tuvo lugar un cambio sustancial en el proceso de cristianización en el noroeste peninsular. Es lo que hemos llamado el “Efecto San Martín”, debido a las trascendentales consecuencias que su actividad generó en la sociedad galaico-romana y entre la élite dirigente sueva, motivo por el que se le conoce como el “Apóstol de los Suevos”.

La relación e interacción entre la Iglesia católica y la monarquía sueva debemos entenderla en el marco de los procesos de conversión (tanto a la vertiente católica como a la arriana del Cristianismo) como un mecanismo de diferenciación e identidad socio-políticas.



El “Parroquial Suevo”, documento único en todo el Occidente latino, es un ejemplo paradigmático del “Efecto San Martín” en la Gallaecia. En la segunda mitad del siglo VI, tuvo lugar una intensificación de la actividad constructiva vinculada a las élites cristianas, síntoma y consecuencia de la implantación de una administración eclesiástica del territorio marcada por una fuerte jerarquización, aunque con ritmos e intensidad diferentes.






Es hora de pasar al interior de la iglesia para ver las maravillas que nos esperan.




Justo al entrar en la iglesia por una de sus dos puertas, la de la derecha, vemos a nuestra izquierda los paneles de introducción a la Parte II de la Exposición, la que se desarrolla aquí. Las distintas piezas, paneles y vitrinas están expuestas a lo largo de la nave, separadas en un recorrido de ida y vuelta por las estructuras de madera.





El citado panel de introductorio dice así:

02 Cristianización y Territorio en la Gallaecia de Época Sueva.

Desde la proclamación del «Edicto de Milán» (año 313) el Cristianismo se convirtió en la religión oficial del Imperio. La tolerancia y la oficialización fueron el punto de llegada: el resultado del imparable avance del Cristianismo a lo largo y ancho del Imperio Romano. Los usos y costumbres ligados al Cristianismo, visibles en cualquier ámbito territorial del Imperio, se plasman a través de los testimonios textuales y las evidencias materiales ligadas a la liturgia y cultos cristianos, particularmente en el mundo funerario. El Cristianismo durante los siglos V y VI, en la Gallaecia de época sueva, se encontraba en una fase entre la «oficialización» y la «expansión».



Y el panel de la parte inferior:

Orígenes y Primeros Testimonios de la Cristianización en la Gallaecia.

Los suevos se asientan en un territorio ya plenamente inmerso en el proceso de implantación del Cristianismo como religión e ideología preponderante en la Gallaecia. La red episcopal, entre los siglos IV y la primera mitad del VI, se estructura calcando la organización político-administrativa romana, a partir de un triángulo viario cuyo eje es Lucus (Lugo) y sus bases Asturica (Astorga) y Bracara (Braga).


Mapa (“algo” borroso) que acompaña al texto de este panel.
Sedes Episcopales de la Gallaecia en época sueva en el siglo V. (Según J. López Quiroga y A. M. Martínez Tejera). Vías romanas.




Continuamos por este lado con los siguientes paneles.




Si giramos la vista a la derecha veremos esta pieza, situada enfrente de los paneles: El Crismón de Quiroga.



Réplica: Disco con Crismón. (¿Mesa de ofrendas?).
Original: Mármol. Siglo V. Santa María da Ermida (Quiroga, Lugo). Museo Diocesano Catedralicio de Lugo.
AVRVM VILE TIBI EST, ARCENTI PONDERA CEDANT; PLVS EST QVOD PROPRIA FELICITATES NITES.
<<EL ORO ES VIL PARA TI. MÁS AÚN LO ES LA PLATA; TÚ RESPLANDECES POR TU PROPIA FELICIDAD>>.




Vamos ahora con el panel que está situado sobre la presentación audiovisual, la cual desgraciadamente no podemos reproducir aquí.



Egeria.

La primera peregrina de Occidente a Tierra Santa.

La existencia de contactos frecuentes de las élites cristianas galaicas con Oriente se pone de manifiesto a través de viajes como el de Egeria, Orosio o Avito, presbítero de Braga, a Tierra Santa. Esta influencia oriental se hizo visible en la liturgia, la arquitectura y la propia organización administrativa eclesiástica.

Ilustración: Mosaico con el mapa de Tierra Santa. Siglo VI. Iglesia de San Jorge, Madaba, Jordania.




No podemos dejar de observar la maravillosa vidriera de la fachada principal con la imagen de Santa María Nai.




Continuamos, ahora con los dos paneles de la imagen.





La influencia del Cristianismo en los ritos y costumbres funerarias.

La proclamación del Cristianismo como religión oficial del Imperio con el Edicto de Milán (año 313) fue el reconocimiento de su imparable avance por todo el Imperio Romano. Su influencia se evidencia en todos los ámbitos de la sociedad y de forma particular en el mundo funerario, contribuyendo de forma determinante en la sustitución del rito de la incineración por el de la inhumación.

Las dos imágenes del panel: Tumba de incineración y tumba de inhumación. Necrópolis de San Roque. Lugo.




El Sarcófago de Temes.

Una excepción en la iconografía cristiana de la Gallaecia.

El sarcófago de Temes constituye un ejemplo único de la presencia de comunidades cristianas en la Gallaecia del siglo IV, surgidas en torno a individuos de alto estatus social y con el suficiente poder económico como para importar objetos singulares de excepcional calidad.


Ahora vamos a salir de Santa María Nai para hacer un corto desplazamiento. Nos dirigimos a la parroquia de Temes, perteneciente al municipio de Carballedo, en plena Ribeira Sacra, en la provincia de Lugo, pero tan sólo a unos 25 kilómetros de la capital ourensana. Visitamos la iglesia de Santa María. El párroco nos hace un hueco al término de la misa quincenal, algo que le agradecemos de corazón.




Ahí, encima del arco triunfal, está colocado el Sarcófago de Temes.



Los siguientes párrafos pertenecen a un texto en formato pdf que se puede encontrar en la web del Concello de Carballedo, que a su vez cita las obras: El complejo de Temes, de Jaime Delgado Gómez y el Inventario Artístico de Lugo y su provincia VV AA.:

De la etapa paleocristiana destaca por encima de cualquier otro resto, la tapa del sarcófago, un testimonio iconográfico esculpido en mármol. La tapa del sarcófago llegó a Temes desde Roma para hacer un mausoleo del que hoy solo tenemos hipótesis, dado que no hay documentos que den fe exacta de su existencia y no se llegó a encontrar la caja del sarcófago. Pero la aparición de capiteles, pilastras y columnas nos hacen pensar en esa existencia.

Llegarían los materiales, para el mausoleo, a Temes, bien por el Miño arriba, que era navegable hasta el próximo pueblo de los Peares, o bien por el Sil abajo desde la Meseta Norte. Esta tapa de sarcófago es la única entera en España y se comparó con otras encontrado en Roma y en España (Barcelona) y por su estilo, se considera del período 320-330.


Os Peares, a lo lejos, desde la carretera que sube a Temes.




Zooooom.




Es una pieza rectangular en forma de placa, de mármol que tiene unas medidas de 25x214x10/12cm.Está dividida en tres compartimentos verticales y en el centro lleva una placa lisa destinada a la una inscripción inexistente. Esta tapa representa a la derecha (ojo, izquierda desde nuestro punto de visión) de la placa la escena de la Adoración de los reyes Magos y Adán y Eva; En el lado izquierdo de la placa la historia del profeta Jonás.



En el compartimento dedicado a la Adoración de los reyes Magos aparece la Virgen con el Niño en el regazo y con túnica y palio recibe a los tres reyes Magos, éstos con manto, calzoncillos y característico gorro puntiagudo van seguidos de los camellos.

En el segundo compartimento se representa en el centro un tronco de árbol flanquedo por Adán y Eva. La figura de Eva, está mejor conservada que la de Adán y se aprecia como tiende a mano hacia el árbol en el que se enrosca la serpiente.




El tercer compartimento, que viene después de la placa destinada a la inscripción, representa la historia del profeta Jonás. Se ve como un gran cetáceo traga a Jonás delante de tres jóvenes, a continuación, el cetáceo se desliza por las aguas y cierra la escena el reposo del profeta bajo una calabaza.




Otros hallazgos son unos capiteles romanos; unos son hoy el soporte del actual altar, otros dos están en el exterior norte y sur del muro del presbiterio, otro hace de pie de la pila bautismal, y un capitel con pileta cuadrada, decorada con sogueado, hace de pilón de agua bendita. Estos restos datan del primer tercio del siglo IV, dado que vinieron junto con el sarcófago.

Capitel incrustado en el muro sur del presbiterio.




Capitel en el muro norte del presbiterio.




Capitel con pileta cuadrada, decorada con sogueado, que hace de pilón de agua bendita.




Aunque apenas se ven, los capiteles que son soporte del altar.




Concluye aquí este Capítulo 1 de la Parte II. Desde Santa María de Temes, en Carballedo, Lugo, regresamos a Ourense para seguir viendo la exposición.



No hay comentarios:

Publicar un comentario