16 jun. 2016

Ribeira Sacra. Castillo de Castro Caldelas (I). Exterior y Torre del Homenaje.


Visitamos Castro Caldelas y su extraordinaria fortaleza del siglo XIV. Estamos en plena Ribeira Sacra, provincia de Ourense. En esta Parte I vamos a ver el exterior del Castillo y la Torre del Homenaje y las vistas que nos ofrece.

Click Aquí para ver la Parte II: La Muralla Interior y la Exterior con sus Torres. También la Torre del Reloj, el Salón Noble, el Patio de Armas, con el Aljibe y el Horno.

El Castillo, las torres de la Muralla Exterior, la Muralla Interior y sus almenas, la Torre del Reloj y, a la derecha, la Torre del Homenaje.

Coordenadas de situación de Castro Caldelas en Galicia. Amplíe el mapa y llegará al Castillo de Castro Caldelas: 42.376088, -7.415807


El municipio de Castro Caldelas tiene unos 1400 habitantes. La villa se formó en torno al Castillo, en la parte alta, denominada Cima de Vila. Posteriormente se extendió a la parte donde actualmente encontramos la Plaza de O Prado, centro neurálgico del municipio. Aquí están situados el Ayuntamiento y el Santuario de los Remedios.

Desde el Castillo, Plaza de O Prado.





Miramos al Castillo desde el atrio del Santuario de Os Remedios, al lado de la Plaza de O Prado. Aquí: 42.374628, -7.414805






Nos hemos desplazado para ver el Castillo desde aquí: 42.371941, -7.397950 Tomamos la carretera OU-536 dirección Trives y a escasos 1,8 kilómetros nos desviamos a la izquierda y después de dejar atrás el río Edo y su área recreativa llegamos al lugar de Condelle desde donde divisamos el Castillo, a 1,5 kilómetros en línea recta.

Desde el Castillo, mirando hacia donde nos hemos desplazado, en estampa invernal.




Leemos en el folleto informativo que se facilita al visitante:

Fue una fortaleza militar de carácter medieval que se construyó hace más de 600 años (siglo XIV).

Desde sus torres el Señor del Castillo defendía y controlaba esta villa y las tierras de Caldelas, que le habían sido donadas por el rey. Los escudos que se encuentran en la puerta principal nos recuerdan quienes fueron sus señores: un león rampante y un castillo símbolo de los Henríquez, los seis roeles símbolo de los Castro y dos lobos símbolo de los Osorio (Condes de Lemos).

En nuestro paseo conocerá los elementos esenciales de su arquitectura militar, que seguramente le recuerden a algún otro castillo militar que usted haya visitado.


Desde el lugar de Condelle: El Castillo y la parte alta de la villa, Cima de Vila. A la derecha, la iglesia de Santa Isabel.





Y ahora, a la izquierda, el Santuario de Os Remedios, en la Plaza de O Prado.





Subiendo desde la Plaza de O Prado hacia el Castillo nos encontramos con las murallas y la Torre del Reloj, a la izquierda de la imagen. Seguimos leyendo el folleto:

Conserva una doble muralla.

La muralla interior está rematada por almenas y por el camino de ronda, donde se parapetaban los defensores del castillo.

La muralla exterior tiene adosadas tres torres cuadradas, una de ellas cubierta con una bóveda. Sus muros son de gran anchura para resistir los proyectiles lanzados con las catapultas. En una de las torres está la Puerta Trasera o de los Carruajes. Fíjese usted en las murallas y mire las saeteras rectangulares y en cruz y las troneras que servían para disparar los cañones.





Esta es la Puerta Trasera o de los Carruajes.





Y esta es otra de las torres de la muralla exterior, la Torre Sur.





Puerta de los Carruajes.





La Torre del Reloj y las murallas exterior e interior.




El folleto nos cuenta acerca de La Torre del Reloj:

Es la más antigua. En sus muros se distinguen las dos fases de su construcción. Fue derruida parcialmente junto con otras partes del castillo, como sucedió con la primitiva Torre del Homenaje, por el ataque de la Revuelta Irmandiña.







Desde la Torre del Reloj dejamos atrás la muralla y la Torre de los Carruajes.





Doblamos la esquina y seguimos caminando. Vemos la parte del Castillo que ocupa el Salón Noble, a la derecha, y también, detrás de la puerta, la parte que ocupa el Museo Etnográfico.





Ahora nos detenemos para disfrutar de la vista del valle por donde discurre el Río Edo y, al fondo, el Cañón del Río Sil.




Hacemos un pequeño alto para, siguiendo el folleto informativo, leer el breve resumen sobre la historia del Castillo:

1336-1343 El Castillo fue construido por D. Pedro Fernández de Castro para defender sus nuevos dominios.

Mediados del siglo XV “Revuelta Irmandiña”. El Castillo, aunque fue defendido por D. Pedro Álvarez Osorio, Conde de Lemos, es parcialmente destruido. Primera Reconstrucción.

1560. Se termina la construcción que transformó el Castillo en palacio (inscripción en la Puerta de los Carruajes).

1794. Incorporación del Señorío de Lemos a la Casa de Alba. El edificio estuvo habitado hasta el siglo XIX por Sol Stuart, pariente de los Duques de Alba.

1809. Guerra de la Independencia. Los vecinos de Caldelas hacen frente a las tropas napoleónicas, a base de guerrillas, en represalia, el general Louisson manda prender fuego a la villa.

1991. El Castillo es cedido por la Casa de Alba al municipio de Castro Caldelas para fines culturales.


Nos vamos acercando a la puerta principal.





A la izquierda, la puerta principal de entrada al Castillo. A la derecha, la puerta por la que los visitantes acceden actualmente y sobre ella, la llamada Torre de las Mazmorras o de la Cárcel.





Puerta principal y la Torre del Homenaje.







La puerta principal.




Hay un panel informativo. Transcripción:

La fortaleza medieval fue el símbolo de poder del señor al que estaba sometido el pueblo de Caldelas.

Te encuentras en la comarca de Terra de Caldelas, un lugar donde desde tiempos muy antiguos se cultivan los castaños y los viñedos.

Aprovecha para disfrutar de este paisaje y viajar a la época medieval descubriendo nuestro pasado vivo en cada piedra de este castillo.

El Castillo era la casa del poderoso señor de la guerra. Fue construido en el siglo XIV por D. Pedro Fernández de Castro, señor de Lemos, desde el que gobernaba y defendía estas tierras cedidas por el rey.

Observa los elementos defensivos de su arquitectura: gruesos muros de piedra reforzados con torres cuadradas, en los que se abren estrechas ventanas (saeteras) para lanzar flechas, y almenas para proteger a los defensores. Su construcción evolucionó a medida que cambiaban los métodos de guerra.

Los escudos de la puerta te hablan de sus propietarios, los Condes de Lemos.

Entre los símbolos del castillo aparece la misteriosa Tau griega, como amuleto de protección contra los males, identificativa del linaje de los Castro.


Panel informativo. Ilustración que nos muestra las partes del Castillo.





La puerta y el símbolo de la Tau.





Los escudos: un león rampante y un castillo símbolo de los Henríquez, los seis roeles símbolo de los Castro y dos lobos símbolo de los Osorio (Condes de Lemos).





Ahora vamos a entrar en el Castillo por la puerta de la derecha. Sobre ella está la ya mencionada Torre de las Mazmorras o de la Cárcel.





Entramos. En este espacio está el lugar para la recepción de los visitantes. Esta es la parte inferior de la Torre de las Mazmorras. Esta puerta se abrió en la Guerra Civil cuando la torre funcionó como cárcel. La puerta que se ve al fondo, con arco de medio punto, era el antiguo acceso desde el Patio de Armas a la Torre.







Detrás de esta estrecha puerta está el Patio de Armas. Obsérvese el grosor del muro que es atravesado por la susodicha puerta.





Un primer vistazo nada más entrar en el Patio de Armas. Vista a nuestra derecha. De izquierda a derecha el aljibe que servía para almacenar agua en el Castillo en los asedios, la escalera de acceso a la muralla interior y, a la derecha, la puerta de acceso al Museo Etnográfico.





Seguimos mirando ahora a nuestra izquierda.





Y más a la izquierda. Aquí está la puerta principal que acabamos de ver en el exterior.





A la derecha de la imagen la puerta que nos lleva a la Torre del Homenaje.





Subimos al primer piso y nos asomamos para ver el patio de armas, el aljibe y la escalera que sube a la muralla interior. A la izquierda del aljibe vemos el horno que estaba ahí situado. Hay otro horno en la torre del reloj, pero eso corresponde a otro capítulo, que veremos.





A la izquierda, la estancia que hoy ocupa la biblioteca. Esta parte fue añadida en el siglo XVI cuando tras la Revuelta Irmandiña el Castillo hubo de ser reconstruido en parte y se transformó en palacio para la alta nobleza.




Subida a la Torre del Homenaje. Leemos en el Museo Etnográfico unas notas acerca de la misma:

Esta torre de impresionante aspecto y de planta cuadrada mide 9,50 por 9,30 metros. Se accede a su interior por una puerta de arco de medio punto, prolongado por todo el espesor del muro. Está situada al nivel del primer piso y orientada de cara al Sur-Suroeste.




Desde el primer piso se accedía tanto al caminar inferior (hoy totalmente cubierto de escombros) como a los superiores. El acceso a ellos se hace por una escalera de madera con los primeros pasos hechos en piedra; esta escalera da acceso al segundo piso, y a partir de él los demás accesos se hacen por una escalera de piedra construida en el interior de los muros oeste y norte, para finalmente terminar en la terraza de la torre.











Este es el segundo piso de la torre que junto con el tercero contienen salas dedicadas a la exaltación y homenaje a la lengua y literatura de Galicia.





Desde el hueco de la escalera observamos al fondo el arco donde hay una lareira y, en primer término la ventana que vemos a continuación.





Leemos en el Museo Etnográfico: La ventana del segundo piso, que está orientada al sur, en su origen era una puerta que daba paso a un corredor que comunicaba con las restantes torres.





Subimos las escaleras de piedra hasta la parte superior de la torre. El hueco es estrecho, caminamos algo encorvados.





Desde aquí vemos las escaleras que acabamos de subir.





Ya vemos la luz del sol. Vamos a salir al exterior, a la terraza.





Vistas desde lo alto de la Torre del Homenaje.





Río Edo.







A la derecha de la imagen vemos una de las torres de la muralla exterior, la Torre Este y más a la derecha, la Torre Sur.











De izquierda a derecha, la Torre Sur en la muralla exterior, la muralla interior y las almenas. Desde lo alto de esta muralla interior unas escaleras comunican con la Torre del Reloj, que está a la derecha. Las escaleras que se ven a la izquierda sirven para descender desde lo alto de la muralla interior hasta el espacio que hay entre ambas murallas.













Desde este lado de la torre vemos la entrada por la puerta principal, donde estaba la ballesta.







En la parte inferior vemos el corredor que está sobre la puerta principal y que comunicaba la Torre del Homenaje y la de las Mazmorras. Entre la Torre del Reloj y la de las Mazmorras está el Salón Noble, que también se añadió en la reedificación que se hizo en el siglo XVI tras la Revuelta Irmandiña.





Desde este lado de la torre divisamos las casas de la villa, que creció en torno al Castillo, la parte más antigua, Cima de Vila. En el centro de la imagen, la iglesia de Santa Isabel.







Iglesia de Santa Isabel y el cementerio.





Y ahora es el momento de bajar desde lo alto de la Torre del Homenaje.





Ahora nos vamos a desplazar brevemente a la Iglesia de Santa Isabel. Tiene su origen en el siglo XVI. En la puerta lateral están los escudos de armas de los Condes de Lemos. Son iguales a los que están en la puerta principal del Castillo. Puede ser que estos de la iglesia fueran los originales del Castillo. Pudieron haber sido trasladados aquí tras ser sustituidos por los actuales que como se habrá observado son de mármol.







El Castillo desde el cementerio, al lado de la iglesia.





Regresamos al Castillo para continuar la visita.





La visita al Castillo de Castro Caldelas continúa en la Parte II, en la que veremos el Salón Noble, la Torre del Reloj, haremos un recorrido por la muralla interior y sus almenas para bajar a la muralla exterior y las torres que la protegen y volver al Patio de Armas.

Fin de la Parte I.



No hay comentarios:

Publicar un comentario